Cristo Te ama =4 Minutos

Oración del Diezmo

Recibe Señor, mi ofrenda. No es una limosna, porque no eres mendigo. No es un aporte, porque no lo necesitas. No es el resto que me sobra que te ofrezco.

Este monto representa, Señor, mi reconocimiento, mi amor.
Pues si lo tengo es porque tú me lo diste. Amén

Reflexiones

Reflexiones

Monday, December 16, 2013

NOTAS SOBRE LA NAVIDAD

El mundo occidental se prepara a celebrar en estos días las fiestas navideñas, las fiestas que nos recuerdan el nacimiento de Cristo.
Uno de los primeros interrogantes que nos planteamos al celebrar la Navidad es cuándo y dónde realmente nació Jesús. Ciertamente para tratar de responder a estas dos importantes cuestiones tenemos que acudir a dos fuentes de indiscutible valor y autoridad, que son la Biblia, en concreto el Nuevo Testamento, y la Tradición de la Iglesia.
La Biblia es sobria en datos referentes al nacimiento de Cristo. Tan sólo San Mateo y San Lucas nos hablan explícitamente del lugar: Belén de Judá.

Bien es cierto que, en el Antiguo Testamento, el profeta Miqueas indica exactamente el lugar: Belén de Efrata, la más pequeña de las ciudades de Israel
La Tradición, cimentada en el testimonio de las primeras comunidades, recogido por escrito sobre todo por San Jerónimo en el siglo IV, ubica en dicha aldea, actualmente parte del extra radio de Jerusalén y bajo el mandato de la Autoridad Palestina, el nacimiento de Cristo, por lo cual la duda sobre el lugar no cabe.

Los problemas comienzan cuando tratamos de fijar la fecha exacta.
El testimonio bíblico más cercano que tenemos es el del Evangelio de San Lucas, quien nos indica que fue "... siendo Quirino gobernador de Siria" Este dato lo corrobora el historiador judío del siglo I Josefo Flavio.
Ninguno de ellos nos indica ni el día ni el año exacto.
¿Desde cuándo y por qué celebramos entonces el 25 de Diciembre? La primera noticia histórica de la Navidad procede de un documento copiado por Furio Dionisio Filòcalo, datado en el año 354, aunque los datos aparecidos en tal documento se remontan al 336.

A pesar de diversas investigaciones no se sabe con certeza cuál pudo ser el motivo de la elección del 25 de Diciembre como fecha del nacimiento de Cristo. Se barajan tres teorías.
La primera es la siguiente: en el mundo romano se celebraba por mandato del Emperador Aureliano, desde el año 275 en el día 25 de Diciembre, la llamada fiesta del Natalis solis invictis ( El nacimiento del Sol invicto)

Esta celebración llevó a los cristianos de Roma a contrarrestar esa fiesta con la celebración del nacimiento de Cristo, el Verdadero Sol de Justicia, como afirman tanto el profeta Malaquías como el evangelista San Lucas.
La segunda hipótesis se basa en el cálculo de la muerte de Cristo. Según una tradición, fundada en testimonios orales y en los llamados evangelios apócrifos, la muerte de Cristo habría tenido lugar en la misma fecha de la encarnación. Tal es así que la fiesta de la Encarnación de Cristo tuvo lugar el 25 de Marzo, su muerte otro 25 de Marzo, el cálculo nos lleva a lo siguiente: 25 de marzo más nueve meses: 25 de DiciembreLa tercera hipótesis se apoya en el objeto de la fiesta en sí misma: la celebración del Misterio de la Encarnación de Cristo.

Los escritos de los llamados Santos Padres (denominación por la que se conoce a los autores de textos y reflexiones teológicas de los ocho primeros siglos del Cristianismo) nos llevan a fijar la fecha en este día. 
Destacan sobre todo las llamadas homilías (sermones) de San León Magno, un Papa que dirigió la Iglesia Romana desde el año 440 al 461. Habían surgido una serie de doctrinas en torno a la figura de Cristo, saliendo al paso de todas ellas los Concilios de Nicea y el de Calcedonia. La rápida difusión de la fiesta se explica más bien por el deseo de afirmar y difundir la fe auténtica en el misterio de la Encarnación que por el afán de contrarrestar una fiesta pagana.
A finales del siglo IV ya se celebraba la Navidad el 25 de Diciembre en el Norte de África ( año 360) en España el 384; en Constantinopla en el 380, por citar algunos de los países y de las sedes en que ya era conocida esta festividad .

Podríamos terminar nuestras notas recordando que lo importante no es tanto el día en sí, sino el mensaje que nos deja: Dios se hace presente en nuestra historia.
Lo celebramos y nos alegramos con ello. A partir de ese momento la Historia de la Humanidad no ha sido la misma.


Padre Tomas del Valle-Reyes
tertuliasiglo21@aol.com


 

Tienda del Siglo 21
Visite nuestra tienda cibernética en la comodidad de tu hogar , ahora tenemos fotos de Benedicto XVI   y el Beato Juan Pablo II, Biblias, Rosarios, aceites, etc.

  • La Tienda


  • Father Tomas Del Valle-Reyes
    Descubriendo El Siglo 21
    330 West 38 Street
    Suite 503
    New York, NY 10018
    Radiosigloxxi@aol.com

    Post a Comment