Cristo Te ama =4 Minutos

Oración del Diezmo

Recibe Señor, mi ofrenda. No es una limosna, porque no eres mendigo. No es un aporte, porque no lo necesitas. No es el resto que me sobra que te ofrezco.

Este monto representa, Señor, mi reconocimiento, mi amor.
Pues si lo tengo es porque tú me lo diste. Amén

Reflexiones

Reflexiones

Monday, February 29, 2016

Los Jóvenes

El Médico de Familia inglés, Ronald Gibson, comenzó una 
conferencia sobre conflicto generacional, citando cuatro frases:
1) "Nuestra juventud gusta del lujo
y es mal educada, no hace caso a las autoridades y no tiene el menor respeto por los de mayor edad. Nuestros hijos hoy son unos verdaderos tiranos. Ellos no se ponen de pie cuando una persona anciana entra. Responden a sus padres y son simplemente malos."

2) "Ya no tengo ninguna esperanza en el futuro de nuestro país, si la juventud de hoy toma mañana el poder, porque esa juventud es insoportable, desenfrenada, simplemente horrible."

3) "Nuestro mundo llegó a su punto crítico. Los hijos ya no escuchan a sus padres. El fin del mundo no puede estar muy lejos."

4) "Esta juventud esta malograda hasta el fondo del corazón. Los jóvenes son malhechores y ociosos. Ellos jamás serán como la juventud de antes. La juventud de hoy no será capaz de mantener nuestra cultura."
Después de enunciar las cuatro citas, el Doctor Gibson, observaba como gran parte de la concurrencia aprobaba cada una de las frases. Aguardó unos instantes a que se acallaran los murmullos de la gente comentando lo expresado y entonces reveló el origen de las frases, diciendo:
La primera frase es de Sócrates (470 - 399 A .C.). La segunda es de Hesíodo ( 720 A .C.). La tercera es de un sacerdote ( 2.000 A .C.). La cuarta estaba escrita en un vaso de arcilla descubierto en las ruinas de Babilonia (actual Bagdad) y con más de 4.000 años de existencia.
Y ante la perplejidad de los asistentes, concluyó diciéndoles: Señoras Madres y Señores Padres de familia: RELÁJENSE, QUE LA COSA SIEMPRE HA SIDO ASÍ..Matías Prieto Espinosa

Fr. Tomas Del Valle-Reyes
Descubriendo el Siglo 21/Discovering 21 Century
P.O. BOX 1170
New York, NY  10018
Tel- 212-24-4778
www.descubriendoelsiglo21.com/

Sunday, February 21, 2016

¡¡¡Te quiero mucho!!!

Había una vez un muchacho el primero en todo, mejor 
Atleta, mejor estudiante, pero lo que nunca 
supo fue si 
era buen hijo, un buen compañero, un buen amigo 
o un buen Novio.
En un día de depresión el muchacho se dejo morir,
cuando iba camino al cielo se encontró con un ángel
y este le pregunto: 
¿por que lo hiciste si sabias que todos te querían?..
A lo que el respondió:
Hay veces que vale más una sola palabra de consuelo que
todo lo que se sienta... en tanto tiempo nunca escuche:
estoy orgulloso de ti, gracias por ser mi amigo .....
ni siquiera un 'Te Quiero Mucho.....' de la persona 
a la que mas ame.
Al quedar pensativo el ángel, el muchacho dijo:
¿'Y sabes que es lo que más duele??

El ángel triste le preguntó: 
¿que? y respondió,

que todavía espero escucharlo algún día!!

UN TE QUIERO!!!!!


Luego de esto el ángel abrazo al muchacho y le dice 
que no se preocupe porque se acerca a la única persona que
siempre le dijo al oído que lo amaba pero el nunca lo
escucho pero que lo recibe con los brazos abiertos.


Es importante decirle a las personas que quieres lo

importantes que son para ti.



---¡ ¡ ¡ ¡GRACIAS POR TU AMISTAD! ! ! ! ! ----

!!!!!!!!!TE QUIERO MUCHO !!!!!!!
'Para crear algo hermoso toma tiempo y dedicación, para destruirlo solo segundos...’


Fr. Tomas Del Valle-Reyes
Descubriendo el Siglo 21/Discovering 21 Century
P.O. BOX 1170
New York, NY  10018
Tel- 212-24-4778
 http://radiosiglo21.blogspot.com/  Programa La Tertulia

Sunday, February 14, 2016

La última vez

Si Supiera....que hoy fuera la última vez que te voy a ver dormir, 
te abrazaría fuertemente y rezaría al Señor para poder ser 
el guardián de tu alma.
Si supiera que esta fuera la última vez que te vea 
salir por la puerta,te daría un abrazo, un beso 
y te llamaría de nuevo para darte más.
Si supiera que esta fuera la ultima vez que voy a
 oír tu voz, grabaría cada una de tus palabras para
poder oírlas una y otra vez indefinidamente.
Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo, 
diría te quiero y no asumiría, tontamente, que ya lo sabes.
Siempre hay un mañana y la vida nos da otra oportunidad
para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco 
y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte 
cuanto te quiero y que nunca te olvidare.
El mañana no le esta asegurado a nadie, joven o viejo.
Hoy puede ser la ultima vez que veas a los que amas.
Por eso no esperes mas, hazlo hoy, ya que si 
el mañana nunca llega,seguramente lamentaras 
el día que no tomaste tiempo para una sonrisa, 
un abrazo, un beso, y que estuviste muy ocupado 
para concederle a alguien un ultimo deseo.
Mantén a los que amas cerca de ti, diles al oído lo mucho que los necesitas, 
quiérelos y trátalos bien, toma tiempo para decirles lo siento, 
perdóname, por favor, gracias y todas las palabras de amor que conoces.
"Nadie te recordara por tus pensamientos secretos. 
Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlos.
Vamos, no te resistas, Vence ese falso orgullo.
Demuéstrale a tu familia y amigos cuanto te importan.
Nunca tengas miedo de expresarte.
Toma esta oportunidad para decirle a alguien lo 
que esa persona significa para ti.
Tomate el día, y no tengas ningún arrepentimiento, 
pero lo más importante, mantente cerca de tu familia y amigos por que ellos te han ayudado a ser la persona que eres hoy y deberá de ser todo para ti de cualquier forma.


Fr. Tomas Del Valle-Reyes
Descubriendo el Siglo 21/Discovering 21 Century
P.O. BOX 1170
New York, NY  10018
Tel- 212-24-4778
 http://radiosiglo21.blogspot.com/  Programa La Tertulia

Tuesday, February 9, 2016

NO DEJES IR LA VIDA
EN COSAS INÚTILES

Querido amigo:
Te escribo porque tengo necesidad de decirte
algunas cosas de mi vida que me pesan profundamente y 
que solamente tú puedes comprender. 
Aunque duele confesar mi verdad, ha llegado el momento de confiártelas. 
No había tenido tiempo para hacerlo antes.
Amigo: no he tenido tiempo para escucharte y mucho menos para merecer tu amistad; pero la verdad, siempre consideré que contigo no iba a poder hacer negocios. 
Tu gran ideal me parecía intranscendente, sentía que iba a perder mi tiempo sin sentido. 
Sé que me buscaste más de una vez, que tenías necesidades de escuchar y esperabas mi comprensión y consuelo, pero la verdad, el tiempo lo dediqué solamente a aquellos que me dejaron dinero.
Ahora entiendo, qué importante es tener amigos en la virtud y no solamente socios en la utilidad. 
Ahora sé que la amistad es un sólo corazón que late en los cuerpos y que es la expresión sublime del amor. 
Te confieso que me siento solo, he comprendido que únicamente lo barato se compra con dinero, y que un amor sincero no tiene precio.
No tuve tiempo para mis padres, aquellos ancianos que dieron la vida por mí, aquel hombre que puso todo su esfuerzo para forjar en mí un ser de provecho, y aquella mujer que tejió mi alma con su virtud y paciencia, que 
cuidó de mí hasta el fin de sus días y que siempre me concedió su comprensión y perdón.

¡Pero cómo fastidiaban con sus achaques de viejos, 
y quién iba a tener tiempo de involucrarse en sus eternas 
conversaciones y anécdotas repetidas mil veces, viviendo siempre en el pasado. 
Recuerdo cómo esperaban mis ironías, haciendo suyas mis derrotas y alegrías! 
Ahora que soy padre, comprendo que el amor es en esencia paciencia y capacidad de entender. 
¡Cuánto he frenado! Pude haberles dado un poco más de mi tiempo para mitigar su soledad.
No tuve tiempo para estar cerca de mi hermano, lo andaba buscando en medio de rencillas y diferencias, fuimos concebidos en el mismo vientre y las mismas caricias curaron nuestra heridas. 
Sé que me necesitaba pero nunca lo conquisté como amigo, pudimos haber sido el equipo perfecto.
No tuve tiempo para amar mi pareja. 
No tuve tiempo para darle la felicidad que buscaba cuando se unió a mí. ¡Cuántas humillaciones y desprecios sufrió por requerir un poco de tiempo en compensación. 
Ahora sé, que su silencio lo dejé sin compañía, que era parte de la aventura que le negué por falta de tiempo. 
No he tenido tiempo para amar a mis hijos, estuve siempre tan atareado con cosas tan importantes como el trabajo diario, las atenciones y tantas ocupaciones. 
Les debo, las caricias que siempre dan felicidad al corazón; el escucharles, para que sientan la dulzura de la compañía; el patear un balón, para que aprendan a darle espacio a la armonía; una sonrisa, para que sepan reír a la vida. 
No tuve tiempo para verlos crecer, pues yo justificaba mi ausencia por su bien. 
¡Tenía tanto trabajo, que olvide de contarles lo que hacía! 
¿Pero qué sabía de ellos?, ¿qué ocurría en su realidad? ¡Qué equivocado estaba! 
Me preocupé por darles todos lo necesario, pero olvidé forjarles un corazón lleno de amor y fortaleza ante la vida.
Recuerdo sus caritas de niños y sus miradas intrigadas con lo que hacía, pero creían que yo no tenía tiempo para cursilerías. De adolescentes los marginé, y me negué a comprender su despertar, a encontrar un destino alto y noble y a apoyarlos en su realización. No tuve más que críticas y sermones, que únicamente me alejaron de ellos. Ahora me pregunto: ¿qué calidad de hijos he formado?.
No tuve tiempo para amar ni nación, tierra a la que pertenezco, tierra que todos los días me entregó sus frutos, lugar de mi trabajo y realizaciones, origen de mis hijos y mi hogar. Sólo me serví de ella, encerrándome en mi bienestar; no comprendiendo el esfuerzo que hicieron mis antepasados ni la sangre que tantos valientes derramaron para ofrendarme la libertad.
Ahora comprendo que nuestro hogar es donde nuestro origen ha germinado, ese espacio que tenemos el compromiso de mejorar. 
¡Cuántas injusticias a mi alrededor, cuántas necesidades de los marginados y campesinos con manos encallecidas que ven sus esperanzas en mi trabajo! 
Pero yo, solamente he tenido tiempo para mí. 
Después de todo lo que ha pasado; reflexiono. 
Mi país aunque no sea el mejor del mundo, puede convertirse en un paraíso soñado.
- Y ahora que ha pasado el tiempo, pido perdón...
- a mi amigo querido, que me vino a buscar
- a mis padres, entrañables e incomprendidos
- a mi hermano, tantas veces olvidado
- a mi pareja, parte de un sueño
- a mis hijos, parte de mi ser 
- a mi nación, tierra desgarrada .
Me arrepiento amigo, porque no tuve tiempo para amar. 
Quisiera tener tu presencia cerca de mi alma ahora que me he decidido a vivir. 
Te prometo amigo: hoy será el primer día del resto de mi vida, 
y me concentraré en amar y en servir.
Y a ti mi Dios, te pido ahora que conoces mis secretos, que me des un poco de tu tiempo para que me contagies de la alegría de estar vivo, que nos hagas comprender que el tiempo no perdona y que es nuestra vida lo que podemos ofrecer a los seres que amamos y que nos aman. Señor: no permitas que sea demasiado tarde para aprender a amar.


Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
330 West 38 Street suite 503
New York, NY 10018
(212) 244 4778

Sunday, February 7, 2016

LOS ERRORES

Abro el periódico. 
A ocho columnas, las amenazas, las tensiones, las guerras, las incomodidades, 
las protestas, los secuestros, las traiciones, los errores.

Benjamín Franklin decía que más le valiera al hombre saber curar sus errores, más que sus enfermedades.

En efecto. 
Nos duele el estómago, corremos con el médico. 
Nos duele la cabeza, buscamos la medicina. 
Sentimos mareos y nos urge una consulta con el especialista. 
Pero ¿cuándo tendremos la misma preocupación por curar nuestras equivocaciones?

Hemos ofendido a alguien y no le pedimos perdón. 
Hemos olvidado completamente a quien nos benefició y jamás lo buscamos. 
Nos han pedido ayuda y nos hacemos los distraídos. 
Pudimos evitar al prójimo un problema y pasamos de largo. 
Errores, pequeños errores que conducen a grandes problemas.

Así como nos curamos un pie malo, una mano lastimada, 
un ojo molesto, así como tratamos de sanar un hígado defectuoso, 
un corazón inestable o unos bronquios infectados, 
así deberíamos buscar la cura de nuestros errores.

No es malo equivocarse. Es humano.

Lo malo está en tropezar dos veces con la misma piedra. 
Lo que nos perjudica es insistir en nuestra envidia, acentuar nuestro odio, planear nuestra venganza. 
No cometamos más esos errores, porque sobrevendrán otros y otros, 
hasta que estemos hechos un verdadero nudo de frustración, amargura, 
desaliento y soledad.

Si el periódico del día refleja la angustia de verlo equivocado todo, 
reflejemos nosotros al menos el deseo de curar nuestros errores.

Algún día, 
-nadie sabe los caprichos de la historia y la fortuna
- podremos quizá curar los errores grandes, esos que cometen hombres demasiado pequeños por su egoísmo y demasiado gigantes por su poder.

Si los noticieros de la radio y la TV del día sólo nos hablan de lo incierto de un futuro, tratemos de encontrar la certeza de un presente. 
Miremos a nuestro alrededor. 
Miremos a nosotros mismos. 
Lo que llamamos felicidad depende un poco de saber curar nuestras enfermedades 
y por qué no, de saber curar nuestros errores.

Debemos de convencernos, de que una disculpa, una solicitud de perdón, puede borrar muchos errores y puede recuperar confianza en quienes son nuestros amores, nuestros parientes, nuestros amigos, nuestros vecinos, nuestros socios, nuestros prójimos.
Los errores que se corrigen hoy, podrán ser sonrisas el día de mañana.

Fr. Tomas Del Valle-Reyes
Descubriendo el Siglo 21/Discovering 21 Century
P.O. BOX 1170
New York, NY  10018
Tel- 212-24-4778
 http://radiosiglo21.blogspot.com/  Programa La Tertulia