Cristo Te ama =4 Minutos

Oración del Diezmo

Recibe Señor, mi ofrenda. No es una limosna, porque no eres mendigo. No es un aporte, porque no lo necesitas. No es el resto que me sobra que te ofrezco.

Este monto representa, Señor, mi reconocimiento, mi amor.
Pues si lo tengo es porque tú me lo diste. Amén

Reflexiones

Reflexiones

Sunday, November 19, 2017

LOS PROBLEMAS DEL ESTACIONAMIENTO

¡Qué barbaridad! ¡Ya no encuentra uno dónde poner su auto!
Estas grandes ciudades son absurdas: 
¡cuesta menos un automóvil circulando durante 24 horas que estacionado en el lugar donde hay parquímetro o en la pensión...!
¡Imagínense que hay colas hasta en los cementerios, en donde se estacionan muertos!
Las mariposas no encuentran flores en dónde estacionarse, ni los pájaros árboles, ni las gaviotas un pedazo de playa sin turista. 
¡Esto es el colmo! 
La Tierra en el espacio busca, hace millones de años, un lugar dónde estacionarse y...
¡Basta de quejas! ¡Basta! ¡Qué poca cosa somos cuando necesitamos algo!

Porque cuando disfrutamos ciegamente del poder, 
del dinero, del amor, cuando aparentemente no necesitamos nada, 
somos suficientes, autónomos, libres y 
enajenados por una libertad que se convierte en capricho, pero... 
Cuando necesitamos algo, nos cabe el alma en una nuez.
El valor se convierte en fantasma y aquello que era libertad,
ahora es un trago amargo. 
Tenemos que decidirnos, solos a realizar lo que nos toca.
Y a veces, suele tocarnos la necesidad de estacionarnos.

Queremos estacionarnos en un recuerdo amable de nuestra niñez,
en la sonrisa amorosa de nuestra madre, en el gesto inflexible de un padre que quizá ya no nos acompaña, en el amor de juventud, que nos hizo nacer las primeras canciones y los primeros ensueños, en el amigo fiel, al que no volvimos a encontrar jamás...
¡No hay donde estacionarse!
Nuestro corazón circula por las calles de estos días,
solitario, mirando a un lado y otro buscando un pequeño
lugar, un sitio en donde guarecerse del tránsito angustioso 
de la rutina diaria...
 Y el sol que quema, el combustible que se acaba y 
la vista que comienza a nublarse.


No todo es velocidad y fuga.


¡Urge estacionar el alma en algún lado!






Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778
Text/WhatsApp: 917-499-9715




Sunday, November 12, 2017

Charla entre la Razón y el Corazón...

¿Y si en realidad el tiempo no lo pudiese todo,
si no fuese tan cierto que las cosas con el pasar de los días se 
van olvidando, o las heridas no se van cerrando, cuantas cosas cambiarían?

Porque es muy fácil pensar que con solo dejar pasar los días, 
meses o años, las cosas se solucionan
y lo peor es que uno se auto-convence,
y se cree un superado,
alguien que tuvo la suerte de superar
un dolor y sobreponerse,
y se vuelve a sentir fuerte...
Sin embargo, un buen día, quizá el menos pensado,
todo el castillo que creías tan sólido comienza a temblar, porque te encuentras de nuevo cara a cara con el dolor, con ese sentimiento tan helado y tan dormido del que ya casi ni te acordabas,
y que, muy a pesar de todo, sigue ahí,
y comienza a despertarse con todas las fuerzas acumuladas por el tiempo en que estuvo inactivo
y quiere salir, quiere gritar que está vivo
y que va a dar pelea, por que la RAZÓN piensa:
-"¡Otra vez no! ¿o acaso no te acuerdas el tiempo 
que te costo volver a ponerte en pie?, 
¿o no te acuerdas de esas noche sin dormir, de esos desvelos y 
angustias, de tus días vacíos, de tus noches sin estrellas?.
¿Quieres realmente volver a vivir todo eso,
o ahora que ya estas de pie no seria mejor que anduvieras por otros caminos?
Porque, sinceramente, amores no te faltan,
tienes la capacidad de enamorar a quien quieras,
y te vas a hacer problema por un hombre/una mujer que,
en realidad, no sabes si te quiere,
no sabes si te engaña?...

¡Piensa! ¡no te equivoques!
Una vez creíste tocar el cielo con las manos
y en un instante, descendiste al más profundo de los infiernos, ¿crees que vale la pena?.
Haz lo que te digo, no existen los amores eternos,
y seguramente, todo eso lo único que te va a hacer
es ilusionarte y volverte a lastimar."
Y se hace un silencio eterno...
El CORAZÓN, aturdido por las palabras de la RAZÓN,
se queda sin aliento, pero después de un rato de pensar, donde la RAZÓN ya creía tener ganada la partida, el CORAZÓN replica:
-"No sé si tus palabras son del todo ciertas,
pero sí sé que no son tampoco del todo equivocadas
:
no es lo mismo pensar, que sentir; no es lo mismo razonar, que hacer las cosas impulsivamente; porque los que piensan son aquellos que nunca se arriesgan,
y pobre de aquel que no esté dispuesto una vez en su vida a perderlo todo por la persona que ama,
pobre de aquel que no está dispuesto a olvidar,
porque nunca será perdonado,
pobre de aquel que es tan ciego y vacío, que no es capaz de dejar de lado todas las trivialidades
de la vida por amor ...
Pobre de quien teniendo en frente el amor de su vida, no es capaz de quitarse la careta y sentir...
Porque el amor no sólo es alegría, no solo es paz y ternura, el amor es también dolor y lagrimas,
es angustia y desvelo, es muchas cosas,
pero bueno ... la verdad es que no sé qué pesa más,
si la RAZÓN o el CORAZÓN.
Lo que si sé es que si uno no siente, se transforma simplemente en una roca; una cosa que no es capaz de demostrar cariño y confianza, un cuerpo sin alma.
Por eso creo que uno debe jugarse por lo que siente... le puede salir bien o mal, puede equivocarse o vivir
el resto de su vida con la persona que ama ...
lo que sí es cierto, es que jamás perdonaría a alguien que por rencor o desconsuelo, no sea capaz de tomar a la persona que ama, y gritarle a todo el mundo
que por ella daría la vida...
Y, por ultimo, otra cosa que tengo bien clara,
es que el que se enamora soy yo, y el amor se siente con el CORAZÓN, no con la CABEZA".
Se hizo el silencio... y, sin mediar palabra,
el CORAZÓN, decidió tomar el camino correcto
... y fue tras el Amor



Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778
Text/WhatsApp: 917-499-9715








Sunday, November 5, 2017

ANATOMIA

El Templo de Dios:
Que los PIES te lleven por el camino más largo hacia la felicidad, porque la felicidad son sólo puntos en el mapa de la vida, y el verdadero disfrute está en buscarlos en el conocimiento y profundidad de DIOS.
Que los OJOS reconozcan la diferencia entre un colibrí y el vuelo que lo sostiene. Aunque se detenga seguirá siendo un colibrí, y es conveniente que sepas, para que no confundas el sol con la luz, ni lo alto del cielo con la LA GRANDEZA DE DIOS.
Que las MANOS se tiendan generosas en el dar y agradecidas en el recibir, y que su gesto más frecuente sea la caricia para reconfortar a los que te rodean igual que Jesús entregó sus manos en la cruz.
Que el OÍDO sea tan fiel a la hora del reproche, como debe serlo a la hora del halago, para que puedas mantener el equilibrio en cualquier circunstancia, y así poder distinguir la voz del Señor al hablarte.
Que las RODILLAS te sostengan con firmeza a la altura de tus sueños y se aflojen mansamente cuando llegue el tiempo de oración y charla con el Todopoderoso.
Que la ESPALDA sea tu mejor soporte y no la carga más pesada, pues en la cruz se entregaron y vencieron las cargas de tu alma.
Que la BOCA refleje la sonrisa que hay adentro, para que sea una ventana del alma y no la vidriera de los dientes, para que te comuniques con sabiduría y entendimiento.
Que los DIENTES te sirvan para aprovechar mejor el alimento, y no para conseguir la tajada más grande en desmedro de los otros, y para que los muestres al mundo en señal de agradecimiento por las bendiciones que Dios te ha concedido..
Que la LENGUA encuentre las palabras más exactas para expresarte sin que te malinterpreten, hablando palabras de consolación y vida.

Que las UÑAS crezcan lo suficiente para protegerte, sin lastimar a nadie, siempre peleando la buena batalla.
Que la PIEL te sirva de puente y no de valla, cuando al tacto de tus semejantes emanes la energía espiritual de sanidad y salvación que nuestro Divino Señor ha depositado en ti.
Que el PELO le de abrigo a tus ideas, que siempre adornen más que un buen peinado, adornando pensamientos de prosperidad.

Que los BRAZOS sean la cuna de los abrazos y no camisa de fuerza para nadie, y sí la fuerza para apoyar al herido y levantar al caído.
Que el CORAZÓN toque su música con amor para que tu vida sea un paso del UNIVERSO hacia delante, bendiciendo tu vida y la de los tuyos.








Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778
Text/WhatsApp: 917-499-9715