Cristo Te ama =4 Minutos

Oración del Diezmo

Recibe Señor, mi ofrenda. No es una limosna, porque no eres mendigo. No es un aporte, porque no lo necesitas. No es el resto que me sobra que te ofrezco.

Este monto representa, Señor, mi reconocimiento, mi amor.
Pues si lo tengo es porque tú me lo diste. Amén

Reflexiones

Reflexiones

Sunday, October 22, 2017

Un Sueño

Una mujer soñó que estaba en unatienda recién inaugurada y para su sorpresa, descubrió que Dios se encontraba tras el mostrador.
- ¿Qué vendes aquí?, preguntó la mujer.
- Todo lo que tu corazón desee, respondió Dios.
Sin atreverse a creer lo que estaba oyendo, se decidió a pedir lo mejor que un ser humano podría desear.
- Deseo Paz de Espíritu, Amor, Felicidad, Sabiduría y ausencia de todo temor....
Tras un instante de vacilación, añadió:
- No sólo para mí, sino para todo el mundo......
Dios se sonrió y le dijo:
- Creo que no me has comprendido.- Aquí no vendemos frutos, únicamente vendemos semillas.
- Para sembrar una planta hay necesidad de romper primero la capa endurecida de tierra y abrir los surcos; luego, desmenuzar y aflojar los trozos que aún permanecen apelmazados, para que la semilla pueda penetrar, regando abundantemente para conservar el suelo húmedo y entonces......
- ¡Esperar con paciencia hasta que germinen y crezcan!.
 En la misma forma en que procedemos con la naturaleza hay que trabajar con el corazón humano, "roturando" la costra de la indiferencia que la rutina ha formado, removiendo los trozos de un egoísmo mal entendido, desmenuzándolos en pequeños trozos de gestos amables, palabras cálidas y generosas, hasta que con soltura, permitan acoger las semillas que diariamente podemos solicitar "Gratis" en el almacén de Dios, porque Él mantiene su supermercado en promoción.Son semillas que hay que cuidar con dedicación y esmero y regarlas con sudor, lágrimas y a veces hasta con sangre, como regó Él nuestra redención y !como tantos compatriotas han fecundado nuestro suelo!.
- En un trabajo de Fe y Esperanza, de perseverante esfuerzo, mientras los frágiles retoños, se van transformando en plantas firmes capaces de dar los frutos anhelados...
Hay que saber sembrar para cosechar...



Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778
Text/WhatsApp: 917-499-9715


Sunday, October 15, 2017

El Barbero

Un hombre fue a una barbería a cortarse el cabello, y entablo una
conversación con la persona que le atendió.
De pronto, tocaron el
tema de
Dios.

- El barbero dijo: Yo no creo que Dios exista, como usted dice.
- Por que dice usted eso? -
pregunto el cliente..

- Es muy fácil, al salir a la calle se da cuenta de que Dios no existe.
O...dígame, acaso si Dios existiera, ¿habría tantos enfermos?
¿Habría niños abandonados?
Si Dios existiera, no habría sufrimiento ni tanto dolor para la humanidad.
No puedo pensar que exista un Dios que permita todas estas cosas.

El cliente se quedo pensando, y no quiso responder para evitar una
discusión.

Al terminar su
trabajo, el cliente salió del negocio y vio a un hombre
con la barba y el cabello largo.
Entro de nuevo a la barbería y le dijo al barbero.
- Sabe una cosa? Los barberos no existen.- ¿Como? Si aquí estoy yo.
- No...! -dijo el cliente- no existen, si existieran no habría personas con
el pelo y la barba tan larga como la de ese hombre
.

- Los barberos si existen, es que esas personas no vienen hacia mi.- Exacto...! dijo el cliente.
Ese es el punto. Dios si existe, lo que pasa es que las personas no
van hacia el y no le buscan, por eso hay tanto dolor y miseria.

Envíalo a las personas que son algo para ti.........y diles

"Busca Primero a Dios, y las demás cosas te serán dadas por
añadidura".

"Señor, te amo y te necesito, estas en mi
corazón, bendíceme, a mi
familia, mi casa, mis finanzas y a mis amigos,
en nombre de Jesús.
Amen."


Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778

Sunday, October 8, 2017

La vida por delante...


Siempre es bueno saber cuándo se concluye una etapa en la vida.
Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, 
pierdes la alegría y el sentido del presente.
Lo importante es poner punto final a los momentos de la vida 
que se han terminado. 
Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente pensando 
en los ¿por qué? y tratando de entender lo qué sucedió 
o no sucedió y aquellas situaciones o circunstancias que 
ya pasaron y que solo son recuerdos.

Vivir así produce un gran desgaste en tu vida y no 
solo te afecta a ti, sino a tus seres queridos.
El pasado ya pasó. 
No esperes que nadie te devuelva nada, 
no esperes que nadie reconozca tus esfuerzos. 
Debes liberarte del resentimiento, de las ataduras 
que traen los recuerdos del pasado. Si no lo haces lo único que conseguirás es no 
disfrutar del presente y por lo tanto condicionará negativamente tu futuro.
El pasado solo nos debe servir como experiencia, 
para realizar los cambios necesarios que nos ayuden 
a superar los inconvenientes que aparecerán en nuestra vida. 
Hay que dar vuelta la página y vivir con lo que tenemos 
hoy en nuestras manos, recuerda que Dios tiene un futuro 
preparado para ti y que depende solo de ti alcanzarlo o 
quedarte distraído en las cosas del pasado, 
que dicho sea de paso, no puedes cambiar.

Si andas por la vida dejando las puertas abiertas
cuando deberían estar cerradas, nunca podrás 
desprenderte del pasado ni vivir el presente plenamente.
Noviazgos, relaciones o amistades del pasado que no 
acabamos de terminar en nuestra mente. 
Posibilidades de volver a empezar, necesidad de aclaraciones, palabras que no se dijeron, silencios fuera de lugar, 
reacciones, actitudes, malos entendidos… 
Si puedes enfrentarlos ahora, hazlo, si no, 
déjalos ir, pasa la página.
Cierra la puerta para siempre, pero no por orgullo, 
o soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, 
en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, 
en ese oficio. Esas cosas ya no forman parte de tu vida.

Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, 
hace un año. 
Por lo tanto, no hay nada a qué volver. 
Cierra la puerta, pasa la página, cierra el círculo. 
Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que estás pensando regresar 
será el mismo que dejaste atrás.
Porque en la vida nada es estático, todo cambia. 
Es por tu salud mental y amor a ti mismo, que debes desprenderte de lo que ya no 
forma parte de tu vida.

Recuerda que nada ni nadie son indispensables. 
Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo.
Por lo tanto es tu responsabilidad personal aprender 
a desprenderte y ser libre.
Muchas veces lo que nos ata, es simplemente costumbre, 
apego, hábito, necesidad. Así que cierra, corta, vete, 
tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate.

«Así es la vida y esa es la única forma de acceder a todo lo nuevo que tenemos por delante»

Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778

Sunday, October 1, 2017

La oración de los 5 dedos:

1-Tu dedo Pulgar es el mas cerca a ti.
Empieza tus oraciones por aquellas personas más cercanas a ti. 
Ellos son más fáciles de recordar. 
El rezar por nuestros seres queridos, es “un trabajo dulce”.
2-El próximo dedo es el índice.
Reza por aquellos que nos enseñan, instruyen y sanan. 
Esto incluye maestros, dentistas, doctores, y ministros. 
Ellos necesitan su apoyo y su sabiduría en guiar a otros por caminos del bien. Mantenlos en tus oraciones.
3-El próximo dedo es el más grande de todos.
Este nos recuerda a nuestros Líderes. 
Recemos por nuestro presidente, los lideres de las empresas, grandes industrias y administradores. 
Estas personas son responsables por nuestra nación y de guiar una opinión publica. 
Ellos necesitan que Dios los guié.
4-El Cuarto dedo de Rezar.
Sorpresivamente para muchos este es nuestro dedo más sensible y débil, y muchos maestros de piano pueden testificarlo. 
Esto nos debe recordar que tenemos que rezar por nuestros hermanos más débiles, con problemas o se encuentran en dolor.
5-Y por ultimo viene nuestro dedo meñique, el mas chiquito de todos.
Es aquí donde nosotros debemos colocarnos en la presencia de Dios con los otros. 
Como lo dice la Santa Biblia, “los últimos serán exaltados” 
Tu dedo meñique debe recordarte que reces por ti mismo. 
Después de haber rezado por todos los demás, tus propias necesidades deben ser puestas en perspectiva y así podrás rezar por ti mismo con mucho más efecto.

Descubriendo el Siglo 21
Discovering 21century
Fr Tomás Del Valle-Reyes
P. O. BOX 1170
New York, NY 10018
(212) 244 4778